Historia de la Cerrajería

CerrajeriaPor motivos evidentes, la Cerrajería es uno de los oficios más importantes en todo lo que tiene que ver con la seguridad de un hogar y la tranquilidad de todos sus miembros. Es de hecho uno de los oficios más antiguos y casi el primero de todos en luchar contra los amigos de lo ajeno. Así pues, como Cerrajeros 24 horas, queremos hablarte del oficio de la cerrajeria que todavía a día de hoy es de los más importantes a la hora de ganar en tranquilidad y seguridad.

La Cerrajería es el oficio que no sólo tiene que ver con cerraduras de hogares, vehículos y, en general, cualquier clase de espacio. Es también el oficio encargado del mantenimiento de puertas y otros elementos de seguridad que tienen que ver con la seguridad de un sitio así como candados, cilindros y, en general, todos los mecanismos que implementan dicha seguridad. Es por tanto un oficio que requiere de especialistas que puedan garantizar buenas prácticas y un conocimiento exhaustivo de los materiales y herramientas que manejan. Por eso mismo, es por lo que como Cerrajeros de Urgencia en Madrid desaconsejamos totalmente dejar en manos de “manitas” dichas tareas.

Por lo que sabemos, la cerradura fue inventada en China hace aproximadamente 4000 años aunque también encontramos este tipo de mecanismos en el antiguo Egipto. El mecanismo en cierto modo seguía el mismo principio que las cerraduras actuales: hacer que un pasador quedara fijo a no ser que se introdujera una pieza específica que permitiera moverlo. Así pues, esos primeros mecanismos eran de madera; también la llave lo era a excepción de las prolongaciones metálicas que tenía en uno de sus extremos.

Lo que se hacía era que si uno de esos extremos era demasiado corto o demasiado largo no encajara en los pequeños resortes o “pines” que esperaban dentro del mecanismo. La llave hacía que se levantara la cuña que impedía que se deslizara el pasador. Hay que decir que, sin embargo, estas piezas de la cerrajería primitiva eran muestras de una ingeniería temprana con lo que su uso estaba reservado a las familias más pudientes de ambas civilizaciones.

Sabemos también que desde Egipto el mecanismo pasó a la antigua Grecia y de ahí a la cultura romana. Fueron estos quienes perfeccionaron el mecanismo añadiendo entre otras mejoras el uso del hierro en todo el dispositivo. Igualmente, los romanos se dedicaron a reducir el tamaño de todas las piezas. Como curiosidad debemos decir que los romanos inventaron llaves pequeñas adheridas a un anillo. Con ello conseguían llevar consigo las llaves en un tiempo en el que no existían bolsillos. Dichas llaves normalmente se reservaban para “cajas secretas” que guardaban en sus domicilios.

A pesar de la mala imagen que la Edad Media suele  suscitar, esta época fue un periodo donde se desarrolló gran parte de la ingeniería en una gran variedad de usos y disciplinas. Entre otras, la propia Cerrajería. Podemos decir que fue en esta época cuando el uso de la cerradura se extendió. En gran parte se debió precisamente al estado de inseguridad que siguió a la caída del imperio romano. En las ciudades hacía falta proteger las casas debido a la gran cantidad de delincuencia que proliferó. Igualmente, hay que añadir que fue entonces cuando la cerrajería se consolidó como oficio. A partir de la aparición de gremios especializados, los forjadores encontraron en la cerrajería otra de sus tareas habituales junto con la reparación de apeos para la faena del campo, la guerra y la construcción.

Eran gremios muy especializados donde el oficio y los secretos pasaban de un miembro a otro en forma de herencia. La Cerrajería ha sido siempre un oficio donde los secretos debían estar a buen recaudo en la medida en que de ellos dependía la seguridad de quienes protegía. Esta fue la razón por la que, a pesar del paso del tiempo, la cerrajería sobrevivió a los procesos de producción en masa de la Revolución Industrial.

A partir del siglo XIX todas las formas de producción pasaron a regirse por el principio de la producción en masa. Tanto es así que la única tarea que los herreros y forjadores conservaron frente a la rapidez de la máquina fue la cerrajería. Una llave (todavía a día de hoy) no puede ser producida en masa en la medida en que debe ser un ejemplar único. Es por eso que todavía en nuestros tiempos los cerrajeros son artesanos fundamentales para nuestra vida. Sin embargo, como Cerrajeros de Urgencia en Madrid podemos asesorarte en planes integrales de seguridad y, en general, ayudarte con todo lo que tenga que ver con tu seguridad y tu propia tranquilidad. Anota desde ya nuestro número de teléfono para tener un Cerrajero 24 horas en Madrid que pueda ayudarte a beneficiarte de uno de los oficios más antiguos y valiosos de la humanidad. Estamos en todas las zonas de la Comunidad:

Call Now Button
error: Content is protected !!