Conversión de gorjas a perfil europeo

Gorjas Perfil Europeo
Tiempo de lectura: 4 minutos

Para dotar de una mayor seguridad a una puerta dotada con cerradura de borjas o gorjas (susceptible al robo), al llamado perfil europeo (con bombín), en primer lugar, deberemos conocer las características de la cerradura antigua. Esto no deja de ser una tarea sencilla, ya que por el número de burlones y su forma nos haremos una idea de qué modelo debemos adquirir. Si, por otro lado, no queremos ser nosotros mismos quienes cambiemos la cerradura, cualquier cerrajero podrá identificar a simple vista qué modelo es el idóneo para actualizar nuestro sistema de seguridad.

Su conversión no es difícil, pero tampoco es tan sencillo como cambiar un bombillo, por lo que, si no estamos seguros de que la nueva cerradura y la puerta, quedarán perfectamente, aconsejamos encargar la conversión de gorjas a un perfil europeo a un profesional de la cerrajería.

Tamaño de la cerradura

Por lo general este tipo de cerraduras son bastante antiguas, a la vez que las puertas donde van instaladas. En muchos casos no encontraremos el mismo modelo o las medidas podrán variar. Esto requerirá una adaptación de los espacios de la puerta donde irá instalada la nueva cerradura.

Es importante que sea lo más similar, ya que muchas empresas de cerrajería industrial han desaparecido con el paso de los años. No por ello otras han seguido fabricando modelos muy similares con medidas iguales o parecidas. A veces, buscar una que sea idéntica es una verdadera aventura que no merece la pena emprender.

Pero para comenzar nuestro cambio y conversión, lo primero que debemos hacer es retirar todos los elementos de nuestro antiguo sistema. Podemos empezar por el lateral donde se aloja una chapa de seguridad metálica que se dispone en el uno de los bordes de la puerta. Para ello, bastará con quitar los tornillos que la sujetan, pero ojo, no aquellos que su función es mantener compacta las cajas de burlones de seguridad. También quitaremos el escudo y por supuesto la manivela de apertura y cierre interior.

Cambio y conversión paso a paso

Una vez que toda la estructura de la cerradura y perfil metálico estén fuera de la puerta, comenzaremos a trabajar con el perfil extraído. En primer lugar, quitaremos los tornillos que unen a estos dos elementos, a ser posible en una superficie plana o mesa grande.

Después presentamos en el viejo perfil la nueva cerradura. Ocurre con frecuencia que la llamada “mano” o resbalón, venga invertida respecto a la anterior. Pero esta circunstancia tiene una rápida solución. Basta con girar un tornillo que está en la parte inferior de la cerradura para ponerla en la posición como la que estaba la cerradura antigua. Es importante asegurarnos de ello, ya que, si montamos toda la cerradura, evitando este paso, luego deberemos desmontar todo de nuevo.

Una vez que nos hemos asegurado que la cerradura encaja perfectamente en el perfil es el momento de acoplar las piezas metálicas que están dispuestas para unir al laminado metálico o perfil. Basta con ajustarlas con cuidado las dos piezas para que vuelva a cumplir su función, pero esta vez de la mano de una nueva cerradura más moderna y segura.

Colocación del nuevo bombillo

Llegados a este punto, nos encontramos con el paso más delicado de todo el proceso de la conversión de borjas o gorjas a perfil europeo. Nos referimos a la instalación de un bombillo. Se nos planteará la circunstancia que, por su propia estructura, estas cerraduras no tienen orificios para poder sujetar el bombillo a las mismas. Por lo que será necesario que nosotros mismos lo hagamos. Desde aquí advertimos que es un trabajo que requiere de cierta precisión y para el cual deberemos de contar con herramientas muy comunes, pero que no todo el mundo tiene en casa.

Se trata de colocar de manera vertical la cerradura en una posición donde podamos realizar un taladro por donde irá el nuevo tornillo que será el encargado de sujetar al nuevo bombillo. Tiene que quedar en un lugar concreto, justo a un centímetro entre el tornillo inferior que sujeta cerradura al perfil, y también un poco más debajo de este punto. Para lo cual necesitaremos una serie de herramientas:

Una broca para metal del número 5, un pie de Rey, un avellanador, un marcador y lógicamente un taladro.

Una vez que hemos marcado el punto exacto (un centímetro desde el centro del tornillo y no a la misma altura), podremos marcar con la ayuda de un tornillo o clavo, el lugar donde irá la punta de la broca sin que esta resbale. Después de hacer el agujero que servirá como pasador para el tornillo del bombín, usaremos el avellanador con el fin de que la cabeza del nuevo tornillo quede incrustada en el perfil y no interfiera en el cierre o a apertura.

Después de realizar con cuidado este paso, ya podremos volver a colocar tanto el perfil con la nueva cerradura y bombín apretando poco a poco los tornillos adecuados para ello.

Antes de continuar nos aseguraremos que todo está correcto y la cerradura se acciona con suavidad y precisión.

Instalación de la nueva cerradura en la puerta

Pero si creemos que estamos llegando al final, recordemos que aún no hemos adaptado la nueva puerta al bombillo. Para ello deberemos, con la ayuda de brocas especiales perforar la puerta por ambos lados hasta conseguir que el nuevo bombillo entre con suavidad.

Lo mismo haremos para dejar paso al escudo, ya que estas puertas no están pensadas para cerraduras modernas.

Este paso es el más laborioso, pero con paciencia y buenas herramientas, terminaremos haciendo los agujeros por dónde irán estas nuevas piezas de la cerradura.

Una vez que hayamos efectuado este trabajo, volveremos a colocar el perfil y lo aseguraremos con nuevos tornillos cercanos a la cerradura para que esta quede aún más sujeta.

Por último, volveremos a colocar todo en la puerta, sin olvidar la colocación del escudo de protección.

Y de esta manera es como hemos realizado la conversión de gorjas o borjas a perfil europeo, dotando a nuestra puerta de acceso a la vivienda de una mayor seguridad en todos los sentidos.

Call Now Button